¿Qué es la Certificación Energética?

La Certificación Energética es el proceso por el que se determina la eficiencia energética de una vivienda o local comercial, a los que se asigna una etiqueta respaldada por un certificado energético.
En abril de 2013 se aprobó el Real Decreto que obliga a la Certificación Energética de las viviendas y locales existentes que se pongan a la venta o en alquiler. A partir del 1 de Junio de 2013 todos los inmuebles a la venta o en alquiler deben exhibir a los interesados su Etiqueta y su certificado energético.

Ventajas de realizar la Certificación Energética

1. Mayor valor de mercado. La edificación con un buen certificado energético se diferenciará del resto de edificios similares adquiriendo un valor añadido en su venta o alquiler. Este valor aumenta a costa de los valores del resto de edificios parecidos pero de peor certificado energético.
2. Comercialmente aporta una imagen “verde”, apreciada ideológicamente por la mayoría de la población, muy predispuesta a valorar este factor.
3. Menores costes de mantenimiento. Las viviendas con un buen certificado energético consumen menos energía.

¿Qué debo hacer?

El propietario acordará con el técnico competente sus honorarios profesionales en función de las características del edificio: su superficie, edad, características constructivas…
Como consejo, el propietario debe optar por confiar el cálculo de su certificado energético de vivienda a técnicos certificadores bien formados y cualificados, que al afinar mucho más los cálculos le pueden dar a su vivienda la calificación que legítimamente se merece.

Una vez acordados los honorarios, ALIV Studio realizará la certificación energética, consistente en:
-Los técnicos realizan la visita de inspección al inmueble a certificar.
-Se realiza la medición detallada del inmueble.
-Se recopilan los datos administrativos y catastrales del inmueble, de los materiales componentes, de sus fachadas y cerramientos.
-Se recopilan los datos del consumo eléctrico y de gas del inmueble durante el último año.
-El cálculo de la eficiencia energética del inmueble antes analizado, será realizado por personal técnico titulado, con formación específica.
-La elaboración de un exhaustivo informe en el que se cuantifica y justifica la asignación a la vivienda, local u oficina de una determinada etiqueta energética (A-B-C-D-E-F-G)
-La proposición de alternativas para la mejora de la etiqueta energética del inmueble en uno o dos grados.
-La entrega al cliente de dos copias del certificado energético que recoge todos los datos anteriores y que es válido para los siguientes diez años.

Para el propietario no existe la obligación de poseer un certificado energético de vivienda con un nivel mínimo exigido. Pero lo aconsejable, en caso de obtener un pésimo certificado energético de vivienda, es realizar unas discretas mejoras. En algunos los casos, con una pequeña inversión se puede aumentar bastante el valor de la vivienda en  el mercado.